ALGA COCHAYUYO

14359097_1273856279313956_3204676059334830710_n

El alga Cochayuyo como alimento sufre un caso curioso. Esta alga dejo de comercializarse en febrero del 2010 y se retiro del mercado como alimento. La única manera con la cual se consiguió poderla comercializar a partir de noviembre del 2011, es como fertilizante de jardinería, y así se hace mientras la ley no permita hacerlo como alimento. Su retiro en el mercado fue debido a que en el reglamento CE 258/1997 que es un reglamento del parlamento Europeo y del Consejo aprobado el 27 de Enero del año 97, reconoció que los alimentos consumidos antes de esa fecha podían seguir comercializándose, pero el cochayuyo en nuestro país se introdujo en el año 2001 y por este azar del calendario no entra dentro del reglamento. Darla de alta como alimento es un proceso complejo, muy largo en el tiempo y económicamente hablando de un coste muy elevado. Empresas interesadas en comercializar este producto están tomando cartas sobre el asunto, demostrando de que esta alga se lleva consumiendo con anterioridad al año 97 en la UE, pero el proceso es muy muy lento. El alga Cochayuyo lleva siglos consumiéndose en países como chile y su consumo y producción en la costa chilena esta muy extendido, esta alga crece en las rocas del mar. En España, se consume habitualmente como espesante ya que gracias a su ácido algínico y bajo la autorización administrativa se fabrican, emulsionantes y estabilizantes no químicos para las mermeladas, helados, jugos de frutas, salsas, etc…  No supone ningún riesgo sanitario, todo lo contrario, goza de propiedades altamente nutritivas e incluso medicinales. Buena para el control de peso por su bajo contenido en grasas, saciante gracias a su gran contenido en fibra combatiendo el estreñimiento, efecto depurativo gracias al ácido algínico, proteínas y muy rica en minerales como el potasio, sodio, calcio magnesio, hierro y yodo. Es ideal para incluirla en sopas, paellas, estofados, etc… Personalmente su textura dura y gelatinosa de buen principio no me convenció, pero con el tiempo ya sabéis que nuestros paladares cambian y ahora mismo ya forma parte de mi cocina y la disfruto muchísimo. Dadle una oportunidad y ya me contáis. Salud!!!

Datos sacados de:

www.brotasol.com

www.enbuenasmanos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *