PAN ESENIO DE AVELLANAS

IMG_0665

El pan esenio es un pan germinado y vivo (porque se cocina a un máximo de 42 grados), que se puede hacer con cualquier semilla. En esta receta que os traigo usamos trigo sarraceno activado, que es un pseudocereal bastante económico y nos va a cundir un montón!! Lo que  tenemos que hacer primero es activar y  germinar el trigo sarraceno. Lo dejaremos en remojo una noche y después húmedo 1 o 2 días hasta que veamos que a los granos les empieza a salir el rabito. Si no sabéis  germinar, clicando sobre estas letras en negrita vais directos al post sobre germinados donde lo explico detalladamente. A continuación, si tenéis deshidratador, dejaremos que se seque el  trigo sarraceno extendiéndolo en las bandejas y formando una capa para que se deshumedezcan bien los granos. Otra opción es ponerlo en el horno a baja temperatura o, como se hacía antiguamente, dejarlo secar al sol. De esta forma ya disponemos del trigo sarraceno activado y lo podríamos guardar en un bote de vidrio si todavía no lo quisiéramos usar. Para preparar este pan:

 

INGREDIENTES:

-3 tazas de trigo sarraceno (Activado)

-3 tazas de avellanas crudas (Si están activadas mejor)

Agua filtrada, de calidad o rejuvelac (opcional)

Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)

-Sal marina o rosa del himalaya

-Pasas sultanas

 

 

PREPARACIÓN:

Añadimos mitad del trigo sarraceno activado, la misma cantidad de avellanas, pizca de  sal y chorro de aceite de oliva en nuestra batidora Optimum G2.1, seguidamente llenamos preferiblemente de rejuvelac o agua hasta cubrir y lo batimos todo junto. Cuando ya tengamos toda la mezcla en un bol , nos ponemos con las manos en la masa mezclándolo con la otra mitad de trigo sarraceno (opcional, de esta manera le damos un toque “crunchy”) y un buen puñado de pasas sultanas. Cuando tengamos la masa homogénea la extendemos con una espátula en las bandejas del deshidratador con un dedo de grosor a no más de 42 grados.  Si no tienes deshidratador no te preocupes, puedes hacer lo mismo en el horno, pero ten en cuenta que si lo ponemos a más de 42 grados ya no es un pan crudo aunque se reduce el tiempo de cocción. Esta es una manera muy sencilla de hacerlo y guardándolo en la nevera te aguantara muchísimo tiempo!! Tienes miles de opciones para prepararlo con distintos sabores, añadiendo tantos ingredientes como se te ocurran:  trocitos de tomate seco hidratado, cebolla, aceitunas, especias, algas… o usarlo incluso como base para pizzas,  imaginación al poder!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *